martes, 11 de febrero de 2014

Con los Junior a Granada.Crónica no deportiva de Lions-Cobras.



A las 6 de la mañana esperando al bus en Monte Romero,y que no llega.Llamadas,nerviosismo y al poco llega un microbús para llevarnos a Granada.Normal,siendo tan pocos jugadores en Junior.Y ,porque iban varios acompañantes,entre amigos y familia,o,nos vemos ellos,cuerpo técnico y el conductoryo.Subsanado el tema,qué podemos hacer un Sábado a las seis y algo de la mañana,está muy claro.Todos a dormir,hasta la primera parada técnica,aún en Murcia,en la localidad de Puerto Lumbreras.Nadie se mueve,son horas malas para eso.


Seguimos en marcha y por descontado paramos en un lugar único.El Romeral,abierto 24 horas.Son esos bares de carretera en su momento,ahora mucho mas grandes,con restaurante además.Esos lugares en los que todos,todos,paramos.En fin,si no han parado nunca en El Romeral,de camino a Granada,en la Comarca de Baza…hagaló.Lo que verá expuesto para comer,ya es de nota.Todo tipo de embutido,en todas sus formas y colores ,lo más impresionante.Ahora,cómo pillemos el momento en que ,alguien,tras la barra tiene mal momento,vamos bien.Será el carácter serrano que sale ahí a tope,pero aún andamos pensando si realmente entendió alguien que pedíamos comida y no un tercer grado en su mejor nivel.
Lo que sí está casi siempre es lleno de gente.En esas tempranas horas de un fin de semana,autobuses de excursionistas,cazadores vestidos de verde caza cómo corresponde,familias en sus coches a la nieve,todos andábamos por allí.

Seguimos hacia la bella Granada y llegamos por el camino antigua desde Murcia.La ciudad bajo nosotros,aunque,se ve casi sólo parte nueva de ésta.Perp están bien esas vistas.Toda Granada a nuestros pies.Llegamos a Aynadamar,entrenamiento y partido.Frío y lluvia.Ganamos.A Murcia de vuelta.Ampliemos,que se acaba muy rápido esto si no.



Este era un partido de categoría Junior.Los chicos inexpertos en este deporte en algunos casos en uno y otro equipo.Los árbitros vieron que era una buena ocasión para enseñarles a hacer bien las cosas.Esto se tradujo en un continuo parar y parar y seguir parando el juego.Una y otra vez,se pitaba ,se lanzaba el pañuelo.Incluso algún árbitro mostraba cómo hacer ,lo que había que hacer en la jugada.Pues está bien,es el momento de corregir,de enseñar a los chicos,ahora,al inicio de su práctica en este deporte.



Luego,la afición de Granada,es un caso especial.Animan ,gritan,hablan continuamente.Costaba escuchar a los árbitros,con ese bullicio.Animando y animados,no pararon en todo el partido,infatigables ellos.Pero siempre hay alguna anécdota en forma de algo más llamativo de lo habitual,incluso,algo que no has llegado a ver nunca.La familia acude,son chicos bien jóvenes claro.Y hasta ahora ,aunque algunos padres nos hayamos quedado,sobre todo las madres yo creo ,con ganas de acercarnos a nuestro hijo en una lesión,no pasaba de ahí.Aquí ví a una madre corriendo por la banda a interesarse por su hijo caído en el campo,el cuál la mandó salir ya que estaba bien.Esto no lo había visto,lo de la madre digo.Pero lo que no esperaba nadie era que en una nueva caída,la madre sin encomendarse a nadie se recorriera el campo ya no por la banda,sino ,por directamente por el terreno de juego,hasta que igualmente el hijo le indicó que retrocediera.Ni fotos llegué a hacer ahí ,de la estupefacción.Entendamos,es normal que esto pase,la preocupación así cuándo se lleva poco viendo jugar al chico.La buena mujer se irá acostumbrando con el paso del tiempo,y varias caídas más.




Una salida sólo tiene el campo.La abuela llega con su andador de estos con su asiento incorporado y se sienta ahí ,junto al campo en esa entrada.Tal cuál.La señora quería ver bien,le costaba andar,pues ahí mismo se quedó.Y el abuelo,que se oía a la salida diciendo que ,qué es esto que no entiendo nada y que sólo andan pegándose y cayendo al suelo,tú has visto qué golpes,yo no vengo más.
El chico que andaba con las cadenas,ahí gritando a su equipo,indicándo no sé qué cosa.En fin,cosas que ves a veces,otras que sólo has visto en Granada,doy fe.


 Llegó la hora de irnos a casa,y con lluvia ahora sí con más fuerza a la altura del Puerto de La Mora,de vuelta.Paramos a comer en el mismo sitio que a la ida,para qué elegir otro si no lo hay así de ,llamativo y ya no hubo lugar de mucho más.Subirnos al bus, y despertarnos la mayoría en la entrada al Campus de Espinardo,cansados un rato ,pero,muy felices por los chicos.